El todo en Cristo

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”

Colosenses 2:9         

La Cristología

Es la ciencia o tratado sobre Cristo. La Cristología estudia la figura y la obra de nuestro Señor Jesucristo.  La revelación y la salvación de Dios tienen en Cristo su máximo alcance, porque él es Dios hecho hombre  Cristo, se convierte en punto de referencia para cualquier experiencia que el hombre pueda tener de Dios. Cristo es la Plenitud de la salvación, el eje alrededor del cual gira todo el torrente de la revelación de la salvación de Dios. También es la doctrina o enseñanza de la iglesia cristiana concerniente a la naturaleza de Jesús.

Los cristianos creemos que Jesús es ambos: humano y divino. Que en Jesús tenemos una revelación de Dios completa y final.

En cierta ocasión alguien con quien hablaba de Cristo me dijo: “La verdad es que lo mas importante es creer en la obra de Cristo”. Yo asentí y pregunte: ¿Y cual es la obra de Cristo?  El me respondió: “Jesús nos amo tanto que murió por nuestros pecados”. Es decir, agregue: ¿Que si yo te amara tanto que diera mi vida por ti, te salvarías? De inmediato me respondió: “Claro que no!” ¿Por qué no? Insistí. El me respondió “Porque tu n o eres Cristo”. Yo insistí ¿Qué tiene Cristo que no tenga yo? El hermano me dijo que Cristo es Dios manifestado en carne y tu no!  Precisamente, creo que esa es la Clave la obra de Cristo no es grande solo por lo que es en si sino sobre todo por quien la hizo.

 Quien es Jesús

Esta pregunta es   la que ha enfrentado a los hombres a través de los siglos. La Pregunta  trascendental que Dios le hace al hombre  es ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De Quien es Hijo?                                                                                  Mateo 22:42

 

Las Respuestas del Hombre.

 

El “adopcionismo” es la doctrina según la cual Jesús era un simple ser humano, elevado a una dignidad similar a la de Dios luego de su muerte. Se suponía que Dios lo había adoptado como hijo. Uno de los adopcionistas más famosos fue Teódoto el Curtidor, habitante de Bizancio que llevó la prédica de esta doctrina a Roma en el año  190.

A lo largo de las llamadas disputas cristológicas, el adopcionismo volvería a ser resucitado, en una versión más refinada, por Pablo de Samosata (en el Siglo III), y por su discípulo Arrio

 

Algunos creyeron que Jesús era un ángel con forma de hombre, una especie de “teofanía”. Otros lo consideraron como un Dios menor. Otros lo concibieron solo como un hombre y nada más. Pero otros pensando exaltarlo negaron su humanidad y afirmaron que  era solo una ilusión y,  que su cuerpo no era real. Esta doctrina se conoció como ”Docetismo” También existió lo que se llamo la explicación “Monofisista” que sostenía que Jesús tenía dos naturalezas pero como la Divina era más fuerte absorbía a la humano y por tanto Jesús era solo Divino.   De todos modos la definición de quien era Cristo seguía siendo Central.

Algunos pensaron que Jesús era un Dios menor. Esta postura se le llamo “Binitarianismo” que era la fórmula de “dos en uno”

 

La Cosmogonía Cristocéntrica

 

No es posible concebir el origen y evolución del universo dejando a Cristo fuera. El hombre ha intentado explicarse el origen del universo, La evolución de la Historia  y la trascendencia del hombre sin Cristo y esto no se puede hacer.

 

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él”

 

“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”         Colosenses 1:15     -16; Juan 1:3

 

Cristo se convierte en el eje y centro alrededor del cual gira la existencia misma porque el como fuente de vida le dio  el Ser a todo lo que existe.

 

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.       Apocalipsis 4:11

El es la causa primera y el fin último de todo, gloria su nombre.

 Cristo y Los Evangelios Sinópticos.

 

Se llama así a los evangelios de Mateo, Marcos Y Lucas por su presentación sistemática y abreviada de las verdades sobre la vida de Cristo  y por subrayar mucho las similitudes en la narrativa.

 

Estos evangelistas nos dan una visión muy peculiar del Cristo que podríamos llamar inductiva,(desde abajo). Desde el punto de vista de Juan y las epístolas es deductiva (desde arriba).  Mateo lo hace dueño de la dinastía del Rey – Mesías descendiente del rey David. Coincide con el rostro de León de la visión.

Marcos nos lo muestra como el servidor,  por excelencia, el Cristo con rostro de buey, que se identifica con el necesitado, siempre rodeado de multitudes sedientas de salvación y “Allí Jesús sanó a mucha gente que tenía diferentes enfermedades, y también expulsó muchos demonios. Pero no los dejaba hablar, porque ellos lo conocían. ” Marcos 1: 34

 

Lucas nos da una visión muy humana con el rostro “del hijo del hombre”. Compasivo, sanador y muy sensible.

Los discípulos conocieron a Jesús primero como Rabino o maestro. Mas tarde como  el Mesías, el Señor, y por ultimo, nos remontamos a las alturas con ellos para verlo como esta descrito es el evangelio de Juan:

 

El Cristo y el Evangelio de Juan

 

El Cristo con rostro de águila.

Da la impresión que  hasta ese momento todos miraron a Jesús de abajo hacia arriba pero Juan se fue a las alturas como con las alas del águila para mirarlo de arriba hacia abajo y llevarnos a una visión destellante y gloriosa del Cristo.

Dios no es hombre El se hizo hombre. Todas las experiencias que tuvo como hombre son contingentes.

El nació en su humanidad pero María no era madre de Dios. Porque Dios se hizo hijo en su contingencia humana, pero en esencia es eterno. Igual sucede con su muerte. La eternalidad de Dios no se pone en Peligro en razón de su humanidad, sino que permanece siempre igual.

 

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

Juan 1:1

“¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre;” Juan 14: 9.

 

No podemos olvidar que el Mesías prometido según Isaías tenía que ser el mismo Padre Eterno. Y que Según el apóstol Pablo, “sobre todo es Dios”.

Claro que Cristo es presentado en este hermoso evangelio de muchas maneras en cada uno de sus capítulos.                             

El Cristo y La Redención

 

El Enemigo sabía que Dios salvaría a la humanidad. Sabía que lo haría por medio de un hombre. Pero lo que nunca se imagino fue el ¡como!

 

(BAD) Quiero que lo sepan para que cobren ánimo, permanezcan unidos por amor, y tengan toda la riqueza que proviene de la convicción y del entendimiento. Así conocerán el misterio de Dios, es decir, a Cristo, (Biblia al Día)

 

(CST-IBS) Le he pedido a Dios que también ellos se animen, y que estrechamente unidos por los vínculos del amor alcancen las riquezas del conocimiento de Cristo con absoluta comprensión, y entiendan en qué consiste el plan secreto de Dios, que se ha manifestado en Cristo.

 

(DHH)  Lucho para que ellos reciban ánimo en su corazón, para que permanezcan unidos en amor y enriquecidos con un perfecto entendimiento que les permita comprender el designio secreto de Dios, que es Cristo mismo; (Dios Habla Hoy)  Colosenses 2:2

 

Es obvio que Cristo era el Plan Maestro Oculto que el Diablo desconocía. Nunca se hubiera figurado el enemigo que Dios mismo tomaría forma de siervo. En este sentido es que Cristo es El Verbo de Dios. Porque la palabra “Verbo” como aplicada a Cristo significa “el plan maestro que Dios tenia oculto para resolver el problema del pecado”

En el mismo evangelio según San Juan que nos habla del Verbo, nos presenta a Cristo como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Cristo al tiempo que es capaz de hacer palidecer a los cielos con su grandeza asombra a la tierra y sus habitantes con su humildad.

“El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”.

Cristo se convierte en el precio del rescate porque su sangre, de mucho mayor valor que la de los toros y de los machos cabríos, y que clama mejores cosas que la de Abel, si satisface las demandas de la justicia divina. Porque no debemos de olvidar que el precio de la redención se pago por causa de Dios porque era la justicia de Dios la Dios por el hombre nos confronta con la valoración que hace Dios del hombre. El misterio que n o admite contradicción es precisamente el precio que Dios estuvo dispuesto a pagar por redimir al hombre.

El Cristo y La resurrección.

La muerte siempre fue una incógnita para los antiguos y la pregunta memorable de Job fue ¿Si el hombre muriere volverá a existir? La consideración pesimista la tenemos de boca del sabio Salomón: “No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra”                                                               Eclesiastés 8:8

También dice Salomón que

Dios es el único que tiene vida en si mismo y el único que la puede dar. La Biblia dice que: “El cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio,”    2 Timoteo 1:10

“El único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible”  1 Timoteo 6:16.

Así que Cristo es la resurrección y la vida y el que cree en el el le resucitara en el día postrero.

 

 

 

El Cristo y la Vida Eterna.

 

Solo Cristo se ha atrevido a hablarle a la humanidad de vivir eternamente  como en el caso del joven rico a quien el dijo que planeaba darle cien veces mas aquí y por fin la vida eterna. Lucas 18: 30

El afirmo que tenia poder para dar vida eterna a los que creyeren en el.

 

Cristo nos ha sido hecho poder de Dios y sabiduría de Dios. Todo esta es su mano para que el sea el todo en todas las cosas. Finalmente el será rey de reyes y Señor de señores. Será adorado y reconocido por todos los que están en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra. Toda lengua confesara que Jesús es el Señor!

 

 

Cristología de Efesios.-

“Nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”

En Efesios tenemos la revelación del “seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura” Cristo que es el Plan secreto de Dios para resolver el problema del pecado es un plan concebido desde la eternidad. Es un plan exclusivo y en el se encierra toda la provisión de Dios. En El. Nos bendijo en El. Fuera de Cristo no hay provisión. Todo cuanto tenemos de parte de Dios nos ha sido dado en Cristo. Que entre otras, cosas este es el Lema del libro de Efesios,  “En El”.   

 Escogidos En El.

 

Dios no escogió a cada hombre, como pensaba Calvino, para la salvación sino que hizo un medio de salvación con destino predeterminado y todos los que se acogen a El llegan al destino esperado. La Predestinación, pues, es en Cristo.

 Santos Ante El

 

“Para que fuésemos santos y sin mancha delante de él” Es muy importante comprende que nuestra vida afecta a los que nos rodean pero vivimos es para Dios. “Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven”      Romanos 14:8

Así le  dijo el apóstol Pablo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios…”.

 

Aceptos a Dios en Cristo.

 

Nuestra aceptación ante el Trono de la Gracia es por los meritos de Jesucristo solamente. No por obras de justicia que nosotros hayamos hecho. Aunque el hombre como consecuencia de su unión con Dios viva santamente, su aceptación ante Dios es solo por un don inmerecido de Dios porque no se le pueden contar como propias, obras de justicia que no produce por su propia naturaleza sino son fruto de su andar con Dios.

 

 La Revelación Por Cristo.

 

“Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo”    Efesios 1:9

 

Todas las riquezas del conocimiento y de la sabiduría  de Dios nos son dados por medio de Cristo porque El nos ha sido hecho “poder de Dios y sabiduría de Dios”. A la gente le gusta jactarse de lo que tiene en Dios como si el fuera una persona especial y su relación fuera mejor que la de otros. Pero seria bueno recordar que tenemos “un mediador entre Dios y los hombre” y que todo pasa por el porque ya no tenemos el Velo pero Cristo lo reemplazo. El apóstol Pablo nos dice que “El nos las revelo por su Espíritu”.

 

Herencia en Cristo

 

La parábola del hijo prodigo es una maravillosa historia que debe hacernos reflexionar profundamente  sobre nuestra situación con respecto de Cristo. El hermano menor exigió y recibió su herencia. También la malgasto viviendo perdidamente. Si entendemos bien que una herencia una vez recibida  ya no se espera mas nada comprenderemos también que al hijo prodigo aunque lo recibieron no podían restituirle el derecho a la herencia. El fue recibido por misericordia pero sin herencia. Toro cuanto tuvo de ese día en adelante era de la herencia de su hermano mayor. Así nosotros. Nada tenemos. Perdimos la herencia. Vivimos de la riqueza de nuestro hermano mayor. “En él asimismo tuvimos herencia”         Efesios 1: 11

 

Cristo Alcanzo Victoria total.

 

“Sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia”

 

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”  Filipenses 2:9-11. No quedo nada que Cristo no haya conquistado. Todo es para El!

EL CRISTO EN EL APOCALIPSIS.

 

No es mi intención en este trabajo hacer una presentación exhaustiva  de Cristo en el libro de la Revelación pero me daría por bien servido si este trabajo le sirve de orientación a alguien para fijar su atención en tan maravilloso tema.

En el Libro del Apocalipsis Cristo es protagonista de primera línea.

 

Contemplemos, pues,  a Jesús cuadro por cuadro, por decirlo así, y descubramos esta maravillosa revelación de la que El es el centro.

 

El Cristo y la Iglesia.

 

Tenemos una introducción gloriosa del Cristo: “El rey de todos los reyes de la tierra. Al que traspasaron. El que es, que era y que ha de venir. El Dios Todopoderoso. El Alfa y la Omega” El que tiene una voz como de trompeta en medio de los siete candeleros, la Iglesia, “su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;

Y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas.

Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza”. Apoc.1:14-16

Una descripción tal es para quedarse abrumado por la grandeza del personaje.

Este es el Cristo del final del proyecto de Dios. Gloria a su Nombre!

 

Es el quien tiene a los ministros en sus manos. “El que tiene las siete estrellas en su diestra”.  Apoc. 2:1.

El tiene el poder y la pureza de la Doctrina en su boca.” De su boca salía una espada aguda de dos filos”

El que tiene una mirada que todo lo escudriña y juzga. Conoce la realidad interior de todos.  Es el Santo y verdadero, el que tiene las llaves de autoridad y el único que puede conceder oportunidades. El es quien vigila la fidelidad y la estabilidad del cristiano.

 

Hay, además, un cuadro inédito en este libro: El del Cordero airado. “Y decían á los montes y á las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero:

Porque el gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?  Apoc. 6:17

 

No debemos olvidar jamás esas dos caras del Cordero. “Manso y humilde” pero también también ese Cordero airado que juzga y gobierna con “vara de hierro”,

 

 

Hno. Álvaro Torres

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.